advertisement
0206 EL (español): 3 Principios parap mastitis PDF Print E-mail
El Lechero Temas Básicos - Salud del Hato
Written by John H. Kirk   
Monday, 07 August 2006 08:47

En la actualidad, cada país o más aun, cada región tiene diferentes características en los sistemas de producción de leche.

el_spanish_badgePor ejemplo, considerando las diferencias entre los sistemas de ordeño en el medio-oeste de los EEUU. En California, el énfasis en la prevención de la mastitis y su control varía mucho y determina el valor de la leche y los productos lácteos.

 

La preocupación sobre la salud pública también puede ser diferente y es otro aspecto importante relacionado con la calidad de la leche. Con el objetivo de lograr una baja prevalencia de mastitis y alta calidad de la leche, los principios generales para la prevención de la mastitis deben ser aplicados y acomodarse a las diferencias de manejo, geográficas y regionales.

Principio 1: Ordeñar las vacas con los pezones limpios y secos, especialmente la punta del pezón.
Estas medidas ayudarán a prevenir las mastitis por fuentes ambientales y a preservar la calidad de la leche cuando el conteo es por placas bacterianas y coliformes. Tanto el pezón como la punta del mismo deben ser lavados con agua y secados completamente antes de que se inicie el ordeño ya sea manual o mecánico. Se debe dar un énfasis especial a la punta de los pezones. Otra medida positiva adicional puede ser el preddiping, o sea, sumergir a los pezones antes del ordeño en una solución antiséptica similar a la que se usa para el postdipping. Aspersores y rociadores en los corrales antes del ordeño también son recomendados en las lecherías grandes. Un adecuado mantenimiento de los rociadores es esencial. Estas acciones ayudan a estimular la bajada de la leche, disminuir el tiempo de ordeño y la eficiencia del ordeño.

Independientemente de la técnica que se use, el resultado final debe ser el mismo: pezones limpios y completamente secos, especialmente la punta de los mismos.

Principio 2: Prevenir la transferencia de organismos patógenos de una vaca a otra durante el ordeño.
El resultado más exitoso para el control de las mastitis contagiosas por organismos patógenos es mediante la prevención, o sea, evitar la difusión de la mastitis de una vaca enferma a otra sana durante el proceso de ordeño. Se pueden usar muchas técnicas diferentes para controlar la transferencia de patógenos. La principal idea es evitar el traspaso de bacterias de una vaca a otra. Se recomienda el uso de toallas individuales (de papel, tela o trapo) en la preparación de la ubre y los pezones. El uso individual significa que solamente se usa una toalla con cada vaca y luego se descarta. Las esponjas o lo pedazos de trapo usados en varios animales están prohibidos. El uso de guantes por parte del personal de ordeño puede ser útil, pero deben lavarse las manos periódicamente para evitar que se irriten. El ordeño de las vacas infectadas separadas o en diferentes unidades de ordeño ayuda a proteger las vacas sanas. Un corral hospital para las vacas enfermas con una unidad de ordeño diferente es también otro método recomendado. Se debe evitar el ordeño de las vacas recién paridas en el corral donde están las vacas enfermas. El sellado de los pezones después del ordeño es muy importante. Una vez finalizado el ordeño los pezones deben ser totalmente sumergidos (no menos del 90%) en una solución antiséptica, proceso denominado postdipping. Mientras más se cubra el pezón, más efectiva será la acción del antiséptico. El uso de una taza o vaso es mucho más eficiente que el rociado.

Principio 3: Prevenir daños de los pezones durante el ordeño.
Cualquier herida o lesión en los pezones o en la punta de los mismos, termina en un nuevo caso de mastitis. Es muy importante aplicar una rutina correcta de ordeño (colocación de las pezoneras, alineamiento y remoción de las mismas), la maquina de ordeñar debe funcionar correctamente, se debe llevar a cabo un correcto y rutinario control del equipo de ordeño (control de pezoneras, presión de vació, limpieza de pulsadores, etc.). Un control periódico de los pezones, especialmente del orificio del pezón, puede ser un buen indicador de algún problema en los mismos. Se deben controlar todos los lugares o ambientes donde pueda existir algún peligro de lesión para los animales, (como camas, corrales, diseño y mantenimiento de los galpones, etc.). Se deben identificar y almacenar correctamente las pezoneras de reemplazo para prevenir una posible degradación por la temperatura.  EL

 

Add comment



If you're having trouble commenting, email editor@progressivedairy.com to have your comment added.


advertisement

About Us | Subscribe | Advertise | Contribute | Contact Us | Industry Stats | Progressive Forage Grower | Progressive Cattleman

Copyright 2013 Progressive Dairyman

This site is optimized to be viewed with Firefox, Safari and Internet Explorer 8 web browsers.

pp_logo_k_0910